Acuario de Arrecife – 2da. Parte

Todos los seres vivos estamos hechos básicamente de lo mismo, y nos parecemos en el hecho de que necesitamos obtener del entorno la materia y la energía necesarios para la construcción y mantenimiento de nuestra estructuras vivas. Los cinco elementos mayoritarios son: carbono, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y fósforo. Estos, junto con los que se encuentran en menor proporción, se combinan de diferentes modos, resultando entonces en la enorme diversidad de formas vivas que conocemos. Los autótrofos (algas ,plantas, etc.) fabrican sus propios componentes orgánicos a partir de la energía lumínica del sol y de los compuestos inorgánicos que obtienen del medio, principalmente: dióxido de carbono, agua, nitratos y fosfatos. Mientras que los heterótrofos obtienen los materiales y la energía necesarios para el mantenimiento de sus funciones vitales, a partir de materia orgánica ya formada.

Los componentes inorgánicos, denominados nutrientes minerales, especialmente nitratos y fosfatos, se encuentran típicamente a muy baja concentración en el agua de los arrecifes naturales. Para obtener estos recursos necesarios pero limitados, se establece entonces una severa competencia entre los diferentes autótrofos del arrecife: algas simbiontes de pólipos, corales y anémonas, algas de vida libre y otros organismos fotosintéticos. Esta presión selectiva determina el desarrollo de ciertas formas de vida que se adaptan a determinadas condiciones. Cuando observemos un grupo de autótrofos en el arrecife estaremos viendo entonces, verdaderos campeones de la succión de nutrientes escasos, mas bien que, apacibles seres en medio de la abundancia.

Control de nutrientes: En el acuario será esencial intentar reproducir esta característica de nutrientes limitados, para así favorecer el desarrollo de las formas típicas del arrecife, que son las que normalmente deseamos mantener y que encuentran así en el acuario una ventaja adaptativa frente a las formas no deseadas, como por ejemplo algas marrones (diatomeas), cianofitas, algas verdes filamentosas, y otras algas tapizantes.Estas formas no deseadas típicamente prosperan en condiciones de alta concentración de nutrientes minerales y baja calidad de agua. Si logran instalarse se tornan sumamente invasivas, recubriendo amplios sectores del acuario, y “sofocando” a las algas macroscópicas deseadas, pólipos, corales, etc., e impidiéndoles el libre acceso a la luz y el libre intercambio de materiales con el medio. Todo lo que hagamos directa o indirectamente para disminuir la concentración de nutrientes minerales y por lo tanto para evitar la proliferación de algas indeseables, es lo que se denomina control de nutrientes, y será sin duda una de las claves del éxito de nuestro reef. Puesto que los nutrientes minerales se generan dentro del sistema principalmente a partir de la degradación de la materia orgánica (alimentos, restos de los peces e invertebrados), trataremos de evitar, dentro de lo posible, su introducción y acumulación.

Podemos delinear una estrategia básicamente como sigue: 1) Iniciar el sistema con roca viva con bajo contenido orgánico (“curada”). Dejar amplios espacios entre las rocas para facilitar la circulación de agua y remoción de materia orgánica en forma natural o por tareas de mantenimiento. 2) Evitar la incorporación de especies que necesiten gran cantidad de agregado de alimento. Son preferibles aquellas especies que se abastecen con lo producido dentro del sistema (algas, pequeños gusanos y crustáceos, etc.). 3) Evitar los filtros biológicos tradicionales, que retienen partículas orgánicas dentro del sistema, tipo “mochila”, “botellón”, o incluso las biosferas de los wet-dry. La materia orgánica retenida en estos tipos de filtros es inevitablemente degradada y genera por lo tanto nutrientes indeseables. Son preferibles los “sump” con espacios para , eventualmente, colocar algún prefiltro de fácil y rápida limpieza, carbón activado, resinas, etc. 4) Un espumador eficiente será nuestro aliado las 24 horas del día. Retira materia orgánica del sistema a medida que es producida y es al mismo tiempo colectada en un reservorio de manera tal que queda físicamente separada y entonces no puede ser posteriormente reciclada dentro del sistema. 5) Favorecer los procesos naturales de fotosíntesis, puesto que absorben los nutrientes minerales, mediante fuerte iluminación y con abundantes autótrofos dentro del sistema. 6) Favorecer los procesos bacterianos anaeróbicos de denitrificación, que consumen nitratos, mediante la incorporación de abundante roca viva y o fondos de arena tipo “plenum.

Iniciación de la maduración: una vez colocada la roca viva y dispuesto el escenario de nuestro futuro reef, habrá que ser especialmente cuidadoso las primeras semanas e incluso meses, puesto que nuestro sistema aun inmaduro, es sumamente inestable y proclive a la formación de algas indeseables. Durante las primeras semanas es conveniente no colocar peces u otros organismos vivos, dejar trabajar al espumador, realizar tareas de remoción de material orgánico, y no iluminar el acuario. Durante esta primera etapa típicamente se elevarán las concentraciones de amoniaco y nitritos y se irá estableciendo la flora y fauna de detritivoros y degradadores. En determinado momento se empezará a consumir el amoniaco y los nitritos a mayor velocidad de la que se producen y entonces, sus concentraciones disminuirán a valores no tóxicos. Este será el indicador de que podemos agregar lo primeros habitantes del acuario.

En este momento se podrán realizar los primeros cambios de agua, si la concentración de nitratos es elevada, y se puede iniciar la iluminación, la que progresivamente se irá incrementando. Seguramente la luz estimulará el crecimiento de algas indeseables, por lo que es muy conveniente que los primeros organismos que agreguemos se alimenten de ellas. Pueden ser: caracoles turbo, cangrejos ermitaños pequeños, otros cangrejos comedores de algas, blenios, cirujanos, etc. En esta etapa es conveniente que todo lo que pongamos se alimente exclusivamente de lo que se genera dentro del acuario, para evitar tener que agregar alimentos y así el sistema tenderá a ir perdiendo materia orgánica y nutrientes. En esta etapa muchos aficionados se tientan con pequeños peces tipo lábridos o mandarines que se alimentan de pequeños crustáceos o pequeños gusanos que se generan dentro del sistema y que si bien no requieren de agregados exógenos de alimento, destruyen una importante proporción de los beneficiosos detritívoros que se están desarrollando en esta pequeño ecosistema en formación. Es mejor entonces postergar el agregado de estos comedores de “bichitos”.

Si la concentración de nutrientes es suficientemente baja, se estimulará el crecimiento de un tipo particular de algas, llamadas algas calcáreas incrustantes, de un característico color rosado. Estas algas son sumamente deseables, especialmente si se desarrollan vigorosamente y desde un principio, puesto que compiten con las algas indeseables, y una vez instaladas, forman una película donde se les hace muy difícil arraigar a las algas tapizantes indeseables. Para obtener un crecimiento rápido de estas algas, será necesario agregar calcio regularmente para mantenerlo en una concentración de aproximadamente 450 ppm y tratar de mantener la alcalinidad elevada (por encima de 7-8). El crecimiento de estas algas calcáreas en ausencia de crecimiento de algas tapizantes, es sin duda el mejor indicador de que las cosas están marchando bien.

A medida que vayan transcurriendo los meses las rocas se irán poniendo cada vez mas rosadas sobre los lados que miran hacia la luz, el sistema se irá haciendo mas estable y con menor probabilidad de crecimientos inesperados de algas indeseables. La calidad de agua ira mejorando y podremos ir poniendo lentamente los primeros invertebrados sésiles. Podremos iniciarnos con alguna colonia de pólipos, algún actinodiscus, o alguna clavularia. A partir de aquí, los mejores indicadores de cómo marchan las cosas serán nuestros invertebrados. Cuando nos habituemos a observarlos, sutiles cambios en la apariencia, como consecuencia de algo que no anda bien, se hará fácil de reconocer.

Pablo Gómez Carrillo
Licenciado en Ciencias Biológicas
Acuario Indico

Gracias por la colaboración del Lic. Pablo Carrillo

Llegaron aqui buscando...

acuario de arrecife, peces marinos comedores de algas

Segui leyendo mucho más sobre Acuarios